China es una enorme fábrica de lo que sea que nos haga falta, que es posible encontrar productos baratos y si se busca con cuidado, de buena calidad. Muchas de las cosas que compramos en Chile son importadas desde China, por lo que tiene sentido cuestionarse por qué comprar de la manera tradicional si podemos saltarnos intermediarios e ir directo al vendedor.

Existen portales como www.alibaba.com donde fábricas y brokers (personas que se dedican a distribuir productos pero que no son necesariamente parte de una empresa o una fábrica) ofrecen productos que van desde ropa hasta arena para gatos, pasando por tecnología y cosas más grandes como casas prefabricadas. Este tipo de portales están orientados a empresas, por lo que cada vendedor tiene un mínimo de unidades que está dispuesto a vender por vez. Eso es bueno porque permite compras por volumen, donde mientras más unidades tenga el pedido, más barato sale cada unidad.

Otros portales como www.aliexpress.com están más orientados a personas que a empresas. Aquí es posible hacer pedidos de una sola unidad, teniendo precios convenientes y sin amarrarse a comprar volúmenes importantes. La mayoría de los portales de este estilo coordina el envío, por lo que la compra es simple: uno se inscribe, usa una tarjeta de crédito para hacer el pago y espera que el producto llegue a la casa. Los tiempos de envío desde origen a Chile varían entre el mes y los dos meses, en algunos casos es posible pagar un poco más para recibir el producto antes, pero la diferencia en tiempo no es mucha. Esto se debe a que uno no está lidiando directamente con una persona, el proceso de los envíos es automatizado. Es posible generar reclamos al respecto pasado cierto tiempo pero considerando estas políticas.

Es posible hacer una compra en China y recibir el producto en Chile a la semana de haber hecho el pago, pero ese proceso implica pagar los servicios de una empresa local que importe y de asesoría o el haber encontrado un broker comprometido. Para esto último es necesario hablar inglés o chino. Son pocos los brokers que manejan el español de manera fluida.

Comprar en estas condiciones es cada vez más seguro. La mayoría de los portales incluyen seguros y garantías para el comprador, por lo que uno puede realizar un pago y esperar tranquilo que el producto va a llegar. Sí puede ocurrir que lo que sea que uno compre no sea de tan buena calidad como se ve en las fotos o que presente algún tipo de fallas, en esos casos es posible hacer reclamos al portal pero no mucho más que eso. Para evitar este tipo de malos ratos es siempre conveniente leer la evaluación que otros compradores hacen del producto o de la fábrica y tener esa información en consideración antes de tomar la decisión de cerrar el trato.

Hay que considerar también que en caso de hacer compras grandes, sobre USD 1.000 es necesario contratar los servicios de un agente de aduana para que haga los trámites de internación, cosa que no se requiere en el caso de compras pequeñas, en las que los productos simplemente entran al país y llegan a la dirección previamente coordinada.

Comprar en China, ya sea para satisfacer necesidades personales o para iniciar un negocio, es una manera inteligente de hacer rendir el dinero. Aún sumando el envío y demases cargos, es posible comprar productos por menos de la mitad del precio del que pagaríamos localmente. Tomando en consideración eso y el hecho de que muchos productos disponibles en esos portales todavía no llegan a las tiendas chilenas, embarcarse en este tipo de aventura tiene sentido y en la gran mayoría de la veces, excelentes resultados.

Share Button